Tan querido como odiado…Pablo Ortega.

Home / gloria ruiz / Tan querido como odiado…Pablo Ortega.

Tan querido como odiado…Pablo Ortega.

La forma de hacer política cambió drásticamente en Acuña, cuando surgió la figura de Pablo Ortega Alvarado; controversial, sin equipo que modere sus transmisiones en vivo, ni sus discursos, sin guion, sin filtros, apasionado al extremo con lo que hace y enfrentado a muerte con el poder. Pablo Ortega es todo un caso; empezó como gestor social y sus primeras apariciones públicas fueron acompañando en manifestaciones a personajes como Isaac Zamudio y Luis Zúñiga Meraz, para después individualizar sus gestiones, de hecho quedó enfrentado con Zamudio y Zúñiga, quienes no tardaron en reprochar y criticar las acciones de Pablo Ortega y este a su vez las de ellos.

Así empezó Ortega a enfrentar a policías estatales como Fuerza Coahuila y hoy Fuerza Civil, respondiendo al llamado de ciudadanos desesperados por los abusos de esas corporaciones, se le veía en el día y en la noche persiguiendo patrullas con detenidos cuyos familiares le aseguraban que eran detenciones arbitrarias; todo lo transmitía en vivo para su página de Facebook y empezó a hacerse muy popular; su forma accidentada de expresarse siendo mexicano pero radicado en Estados Unidos de Norteamérica a muy corta edad, donde según documentos mostrados públicamente a 4pnoticias.com, trabajó duro y ahorró porque uno de sus sueños era convertirse en empresario en México, pero antes lo fue en Estados Unidos y prosperó, trabajó como policía en el país del norte hasta que lo sorprendieron conduciendo su vehículo acompañado de su cuñada que era ilegal; siendo policía conlleva una penalidad alta aunque se trate de un familiar; eso aceleró en parte sus propósitos en México; el México donde siendo muy pequeño asesinaron a su padre en su natal estado de Michoacán y siendo un niño supo de miseria, de hambre; ver sufrir a su madre y a sus hermanos dejó una cicatriz imborrable en su alma, lo narró en una de las entrevistas que le realicé.

Demasiado enfrentado con las corporaciones policíacas en Acuña, le llega la oportunidad de ser candidato a la diputación local impulsado por el Partido Verde Ecologista Mexicano en 2020; nadie pensó que obtendría el cuarto lugar con una votación en el distrito de poco más de 3 mil votos. El reto era grande y ante la poca apertura en medios de comunicación Pablo Ortega, tomó un micrófono y se fue por todo el distrito caminando o en la caja de una camioneta dando a conocer sus propuestas, la más importante, acabar con los abusos de elementos policíacos y la gente empezó a simpatizar con él; en verdad fue de los candidatos que más trabajó. La elección concluyó pero Pablo Ortega ya tenía un capital político y cuando le pregunté si se retiraba o buscaría ser alcalde, respondió “Lo que la gente diga” y todo indica que la gente le dijo, porque se postuló de nuevo por el Partido Verde como candidato por la presidencia municipal en el 2021; justo en el proceso electoral más complicado y sucio en la historia política de Acuña; Pablo volvió a sorprender, esta vez colocando al Partido Verde en la tercera fuerza política en el municipio con más de 9 mil votos, desplazando a cuarto lugar al PAN y su candidato Sergio Garza Castillo, quien obtuvo casi 3 mil 700 votos.

Fue en este proceso del 2021 cuando Pablo Ortega se enfrentó cara a cara al poder; nunca dejó de hacer lucha social y en esta última elección fue presionado para declinar a favor del PRI y su candidata Georgina Cano Torralva, pero no cedió. Eso le valió ser perseguido y amenazado; decidió contratar más personal de seguridad y usaba chaleco anti balas, aun lo usa algunas veces. Lo entrevisté en varias ocasiones durante la campaña y era hasta cierto punto incómodo por la inseguridad que representaba acudir a entrevistarlo, siempre en lugares improvisados y en ocasiones nos informaban antes de irnos, que patrullas de policía municipal y autos extraños estaban rondando el área. Ortega me decía en ese momento “Ya tiene que irse, no la quiero exponer” abordaba temas muy delicados en las entrevistas, sobre todo casi al final de la campaña se iba directo contra los comandantes de policía municipal y Fuerza Civil, también contra el alcalde Roberto de los Santos, a quien hasta hoy califica de delincuente asegurando que será sujeto a una investigación federal y que el director de seguridad publica Eliud Mercado Ramírez, será cesado de su cargo y sujeto a proceso. Dice Ortega que no tiene miedo que lo maten, pero no se las pondrá fácil y seguirá luchando por acabar con los abusos de policías contra ciudadanos y funcionarios locales corruptos.

De Pablo Ortega se han dicho y dicen muchas cosas; un par de años atrás fue privado ilegalmente de su libertad, asegura que le sembraron droga y su familia fue secuestrada por policías estatales; salió en libertad sin cargos y mantiene una denuncia federal contra los elementos que lo detuvieron y le sembraron droga; dicen que está loco, chiflado, que es narcotraficante, que abusó de menores de edad, que no puede justificar sus negocios, lo que gasta ayudando a la gente y pagando escoltas, que ha agredido periodistas, pero hasta hoy nada le han probado; él asegura que lo odian porque representa lo que los corruptos no han podido lograr, que la gente los quiera sin tener que comprar ese aprecio y sin corrupción.

Tiene su casa de gestoría con un grupo de abogados, casi vive en las agencias del ministerio público defendiendo gente que pide su ayuda; él cuenta que luego de haber estado detenido con droga sembrada y su familia fue “levantada” juró a Dios que mientras le fuera posible no dejaría que otras personas sufrieran lo mismo. Ha abierto dispensarios médicos en diversos sectores de la ciudad y ya empezó en parte del distrito. Fue detenido nuevamente el 18 de septiembre con cargos de amenazas a la autoridad, lo que no pudieron probarle y se da una manifestación de sus seguidores y compañeros de partido que terminó con mujeres agredidas y detenidas por elementos de Fuerza Civil; la real causa de su detención fue defender un caso de extorsión de un policía escolta del director de seguridad pública por cerca de 150 mil pesos contra un ciudadano con el que por cierto se encontró en la celda; publiqué ese día las pruebas enviadas por familiares del afectado; reportaron mi página para que Facebook me restringiera y eliminara la publicación y así fue, sin embargo el escándalo estalló; Pablo Ortega, fue puesto en libertad al siguiente día y empezaron las renuncias de policías municipales… No sé a que santo se encomienda Pablo Ortega, pero su carrera política le está costando además de mucho dinero, su tranquilidad; él dice que esto es lo que le gusta hacer. La gente lo sigue, sin importar que diga palabras mal sonantes o que no pronuncie correctamente el español; odiado pero deseado por políticos poderosos, criticado por los conservadores  y querido por el pueblo…Ortega es así; tratar de moldearlo sería quitarle su esencia… Soy Gloria Ruiz, la voz del pueblo, la válvula de escape para muchos, la politóloga del proletariado… To be continued.

 

Recent Posts

Leave a Comment

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

¿No lo puede leer? Cambie el texto. captcha txt

Start typing and press Enter to search