Si no es político ¿Qué es?

Artículo semanal por: Camelia Muñoz
Home / CAMELIA MUÑOZ ALVARADO / Si no es político ¿Qué es?

Si no es político ¿Qué es?

Han trascurrido 15 días que dijo el presidente de la Junta de Gobierno en el Congreso del Estado, José María Fraustro Siller, para cumplir con las comparecencias que desde el año pasado se solicitaron para que los funcionarios estatales acudieran a distintas comisiones de diputados para explicar distintas problemáticas y resulta que quien no quiere presentarse es nada menos que el auditor superior del Estado, Armando Plata Sandoval.

El funcionario responsable de la fiscalización de los recursos se ha negado al  frente a frente con  el diputado Panista Jesús de León Tello, quien lo ha señalado de ser cómplice de la impunidad en torno a la deuda estatal al no inconformarse con la resoluciones que la procuraduría General de Justicia en el Estado hiciera de algunas de sus denuncias, que por más que diga se presentarán en forma, lo  cierto es que el número de averiguación no miente y en varias de ellas aparece el año del 2016, cinco años después de que se hiciera pública la enorme deuda estatal y la forma irregular cómo se contrató, mientras que en Estados Unidos se investiga lavado de dinero que fue sustraído de las arcas estatales, pero eso es otro asunto más grave.

El caso es que Plata Sandoval se ha negado hablar de frente al legislador que desde el año pasado pidió su comparecencia por el caso de las empresas fantasma contratadas en  el gobierno de Rubén Moreira y en las cuales se ha implicado a su excolaboradora, María Esther Monsiváis, aunque no se descarta que haya grandes amigos de algunos otros funcionarios que a cambio de algunos milloncitos, se hayan prestado a este esquema o hayan prestado sus nombres.

El auditor, protegido por la mayoría priista en el Congreso del Estado que comanda Fraustro Siller, simplemente no ha sido citado pese a que desde septiembre pasado  se hizo público el caso de las empresas fantasma y en diciembre volvieron a surgir inconsistencias en torno a las denuncias radicadas en la procuraduría, a raíz de la respuesta que Plata Sandoval diera a una solicitud de información presentada por el secretario general del PAN, Rodrigo Rivas Urbina, y que mañosamente hizo llegar a varios medios de comunicación en un acto al estilo Poncio Pilatos, para lavarse las manos.

El argumento del auditor es que él no quiere prestarse a cuestiones políticas, como ha llamado a la insistencia del legislador panista para llamarlo a cuentas e incluso asegurar que “quiere llevar agua a su molino” durante esta época electoral.

¿Y quedarse callado no es llevarle agua al molino tricolor al dejar en el olvido temas donde el manejo de los recursos públicos ha sido ilegal?, ¿A poco refugiarse en su dicho de: “yo puse las denuncias”, es suficiente cuando no hubo responsables?, ¿A poco buscar chivos expiatorios y dejar sin castigo a funcionarios de alto rango no es un asunto político para él?.

Todo se resume a una cuestión política donde el auditor no quiere afectar a su partido político, el PRI, aunque niegue infinidad de ocasiones que simpatiza con el tricolor a cuyos gobiernos le debe en gran medida lo que hoy es.

Plata Sandoval podrá seguir como ostra, pero si no logra rebatir al diputado dejará la evidencia que hizo lo imposible para no castigar el desfalco sufrido durante el Moreirato.

Recent Posts

Leave a Comment