(Rubén Moreira) La eterna víctima

Artículo semanal por Camelia Muñoz
Home / CAMELIA MUÑOZ ALVARADO / (Rubén Moreira) La eterna víctima

(Rubén Moreira) La eterna víctima

Cuál novela de tres centavos es lo que a diario se vive en Coahuila con la eterna victimización del gobernador Rubén Moreira Valdez que se cree esos  discursos que a nadie; sí, a nadie llegan más allá que sus serviles funcionarios.

Su postura lleva implícito un mensaje de terror. Psicológicamente busca una reacción solidaria a la posición de “víctima indefensa” que quiere jugar, pero con los señalamientos que su propio hermano Humberto Moreira ha hecho, menos se le pueden creer.

Recordemos algunos tiempos de la fase de víctima a la que ha recurrido el mandatario: alrededor de un mes antes de tomar posesión, le pregunté en una rueda de prensa que cuándo  supo sobre las irregularidades de la deuda y su respuesta fue: “hace 15 días, yo no sabía nada de eso”.

¿Extraño, verdad?. El tema de la deuda irregular tenía desde finales del mes de junio en la agenda nacional. Como corresponsal de Noticias MVS tuve la grandiosa oportunidad de empezar a colaborar con la empresa gracias a este tema y a los hechos de inseguridad que se vivían entonces, pero él como candidato se aventuraba a firmar compromisos como el de eliminar la tenencia, sabiendo que las finanzas estaban quebradas.

Otro momento de la victimización del gobernador es cuando dijo que el problema de la deuda es porque “se apalancaron” (su hermano el exmandatario y exfuncionarios), sin  importar lo que le dejarían en el estado.

Transcurrieron los meses y los actos de corrupción  y la opacidad en  su gobierno resultó evidente que varios medios de comunicación lo daban a conocer por allá del 2012. Ahí surgió el gobernador mas victimizado que ahora, decía que era criticado sin argumentos y acusó al director de un medio de la laguna de proteger a delincuentes, al asegurar que uno de sus escoltas era secuestrador. Jamás dijo si se había detenido o acusado al supuesto delincuente o procesado al empresario por complicidad.

Moreira Valdez seguía victimizándose al asegurar que no le reconocían su ataque a la delincuencia organizada y que al contrario, lo criticaban por cerrar casinos, yonques y restringir los horarios de venta de alcohol, que fueron considerados como negocios para lavado de dinero y, nuevamente, jamás se supo si procedió contra el dueño de alguno de estos negocios.

En el 2014 se inventó que medios de comunicación eran pagados por la delincuencia para desacreditar el trabajo de sus corporaciones policiacas, como los GATE, GATEM y GROM, pese ala serie de denuncias que había por detenciones arbitrarias, desapariciones y homicidios. No le importó nada y sin pruebas nos señaló a dos corresponsales, pero hasta ahora no ha aportado pruebas de sus dichos.

Esta semana nuevamente vuelve a victimizarse al asegurar que se van inversiones por los medios de comunicación  que -dice- difunden noticias falsas y que el arsenal asegurado la semana anterior en Piedras Negras sería usado para atacar a sus funcionarios que han luchado contra la delincuencia y nuevamente no presenta pruebas, porque no hubo detenidos de estos hechos.

¿Exactamente a cuáles noticias falsas se refiere?, ¿Las generadas en las cortes de Texas o en España donde lo señalan de haber recibido dinero de la delincuencia?, ¿Las de las empresas fantasma?, ¿las de la censura que ha practicado durante todo su gobierno? Y muchos etcéteras más.

El mensaje del gobernador es evidente: quiere hacernos creer que todos somos delincuentes y culpables de los males que agobian al estado y en pleno proceso electoral quiere infundir miedo y terror al asegurar que “el crimen no se ha ido y está aquí cerquita para hacer rehén de eso a la comunidad y a ustedes (reporteros y medios de comunicación en general)”.

La traducción entonces sería que como se siguen difundiendo lo que para él son notas falsas, vendrá la delincuencia a “poner a raya a los medios de comunicación”, todo porque su papel de víctima nomás no prosperó.

Recent Posts

Leave a Comment