Yo también estaba en un bar esa noche.

Por Alejandra Vanegas.
Home / Yo también estaba en un bar esa noche.
Back to News
ALEJANDRA VANEGAS

Lo más parecido a una sociedad perfecta, en mi muy personal opinión, es una compañía de Teatro.

Los que nos dedicamos a esto en menor o mayor escala sabemos que la principal característica de cualquier compañía teatral es la diversidad y que para las personas involucradas en estos quehaceres lo más “normal” del mundo es convivir con personas de todas las preferencias sexuales, porque un escenario es un lugar muy generoso en el que como si se tratase de otra dimensión dejas de ser el licenciado, el contador, el vendedor, el heterosexual, el homosexual y te conviertes simplemente en el artista, el intérprete y esto aplica para todas las demás disciplinas artísticas.
La base de la tolerancia está en la formación, y debemos diferenciar a esta de la educación.

Formación es la que adquirimos en nuestra casa por parte de nuestros padres, conozco gente que tiene a sus hijos en colegios carísimos y que incluso estos son alumnos sobresalientes pero al llegar a un lugar no saludan, eso no se los han enseñado en su casa. Al comer en una casa ajena no se ofrecen a recoger su plato y no dan las gracias. Esa es la formación y hoy en día desgraciadamente nuestros jóvenes están muy carentes de ella, estamos esperando que a nuestros jóvenes los eduque el internet y de eso somos responsables todos como miembros de una sociedad no nada más quienes tienen hijos. Todos somos un ejemplo en potencia para la gente joven.

¿Qué clase de niños y futuros hombres y mujeres le estamos ofreciendo a la sociedad hoy en día? Partamos de algo muy sencillo y básico: El respeto, que bien sembrado da como fruto la tolerancia. Teníamos en nuestra niñez prohibido, so pena de recibir sonora paliza, el burlarnos de otra persona y de muy rustica manera se nos explicaba que todos los habitantes de este planeta somos diferentes, tu y yo, somos muy diferentes para otras personas, ¿eso les da derecho a faltarnos al respeto? ¿Le da derecho a alguien para menospreciarnos y determinar que no somos merecedores del mismo aire para respirar?

La educación te da las armas necesarias para sobrevivir en un plano laboral, entre mejor sea la educación más oportunidades tienes no solo de sobrevivir sino hasta sobresalir, esa en la preocupación legítima de cualquier padre y madre, proveer a los hijos de los conocimientos para incorporarse a cualquier actividad económica. La formación por otra parte te da los valores necesarios para contribuir con una mejor sociedad, te da las bases para que se sigan formando las familias de la composición que tu gustes y mandes, porque para mí la familia no está definida por roles predeterminados si no por la seguridad que provee a sus miembros para la formación de seres humanos.

Si una persona como la mayoría, se levanta, va a su trabajo, cumple sus obligaciones, tiene pareja, se divierte sanamente, sale, no daña a nadie, es productivo para la sociedad, es buen ejemplo para los más jóvenes a su alrededor, etc. ¿Qué derecho tiene cualquier persona para causarle un daño, para criticarle o estigmatizarle porque en su privacidad tiene un gusto diferente al suyo? ¿Qué derecho tiene un gobierno para negarle un derecho como a cualquier ciudadano con las mismas características de edad, empleo, obligaciones, nacionalidad, etc.?
¿Qué derecho tiene un hombre para llegar a un bar abrir fuego y acabar con la vida de personas que no estaban haciendo nada malo simplemente por tener una orientación sexual diferente a la tuya?

La gente que tenga o no educación pero que en el seno de su hogar, con su familia encabezada por una madre soltera, una viuda, un padre solo, un homosexual, dos heterosexuales o dos homosexuales, haya tenido una formación basada en el respeto a los demás, sabe que luchar por la igualdad de derechos no es fomentar determinado comportamiento porque hay cosas que obviamente no se fomentan simplemente pasan, si no que esa lucha significa dejar de etiquetar la valía de la gente por sus características porque todas las vidas son igualmente valiosas. Los momentos más oscuros de la humanidad son los holocaustos y la esclavitud, la segregación y la discriminación.

Yo también estaba en un bar esa triste noche de la matanza de Orlando Florida y al enterarme de la masacre en el bar PULSE me dio miedo pensar en los tiempos que estamos viviendo, me di cuenta que no es posible que tantísima gente pudiera ser merecedora de manera alguna de un final tan injusto porque no son para nada diferentes a mí y a las personas que quiero. Yo también estaba en un bar esa triste noche, solo que yo si volví a casa, más de cien personas no volvieron y 49 no volverán jamás.

En los libros. Les quiero recomendar un clásico con una historia de amor muy diferente y muy lejos de ser rosa: “Cumbres borrascosas” de Emily Brontë. Esta novela retrata el amor de una pareja que dejándose llevar por el orgullo y la sed de venganza arrastrará su amor en una serie de infortunios abarcando incluso a la siguiente generación de protagonistas. El sentido descriptivo del ambiente rural de la Inglaterra de 1847 con sus inviernos crudos, da la pauta para que el frío de los paisajes hermosamente descritos, influya en la esencia de los personajes que distan mucho de ser los galanes y las doncellas típicas de las novelas rosas. La importancia de este libro en la literatura universal radica para empezar en que está escrito por una mujer que habla de un tema que lejos de estar superado nos acosa aun en la época actual: El papel de la mujer en la sociedad. La autora hace alusión a lo limitadas que son las opciones de una mujer en una época donde las propiedades solo eran heredables a los varones por lo que en caso de orfandad o viudez la mujer se veía en el más completo desamparo. Además de ser una novela que para su tiempo fue muy adelantada y que habla de la gran inspiración de la escritora que a pesar de ser muy joven y sin experiencia, (esta fue su única novela y murió a la edad de 30 años), tenía un panorama muy amplio y complejo de la vida y del amor.

En la televisión. Debemos reconocer que la buena época de las telenovelas ya paso en México, como ha pasado ya la inocencia del televidente, los que tenemos nostalgia de esa inocencia no vamos a poder evitar dar un vistazo a la repetición de la telenovela “El pecado de Oyuki” que se transmitirá a partir del 27 de Junio por conocido canal de telenovelas.

Ya vi “El conjuro 2” y aunque como les comentaba no soy aficionada a este género, me sigue pareciendo muy interesante el manejo que le dan a la historia, no me gusta dar detalles, solo para resumir esta película como la anterior, cuenta la historia de un matrimonio que lucha por mantenerse estable en medio de problemas que van más allá de lo normal. A lo mejor el éxito del conjuro radica en que se trata de la eterna lucha entre el bien y el mal, solo que excelentemente contada, con una historia sólida. Me gustó mucho la ambientación en el marco de los 70`s con paredes tapizadas en motivos florales, y un vestuario de muy buen gusto.

Espero recibir pronto sus opiniones y sugerencias en este espacio, no dejen por favor de visitar 4pnoticias.com

para que estén enterados de los acontecimientos más relevantes en nuestra ciudad, país y el mundo.

Por Alejandra Vanegas.