Una foto para Rubén

Por Camelia Muñoz 4pnoticias.com
Home / Una foto para Rubén
Back to News
Camelia Muñoz

Es común que el gobierno de Rubén Moreira busque tomarse fotografías como prueba DIEZ AÑOS PASTA DE CONCHOSde la atención a los distintos sectores, independientemente de que surjan o no acuerdos y menos si él se comprometió  a  algo.

 Así ha pasado en varias ocasiones: recientemente con los maestros que exigen auditorías al servicio médico y al fondo de pensiones y, desde antes del inicio de su gobierno, con las familias de personas desaparecidas. Moreira Valdez ha difundido imágenes de esas reuniones, pero hasta el momento ni ha resuelto la escasez de medicamentos y tampoco ha encontrado a las personas desaparecidas y de los que ha localizado sin vida, no cuenta con la certeza de quiénes sean porque no existe evidencia de ADN.

 Una de las organizaciones que no ha aceptado reunirse con Rubén Moreira, en estos casi cuatro años y medio de su administración, es la organización Familia Pasta de Conchos que es encabezada por la activista Cristina Auerbach. Es cierto que ahí no están representados todos los familiares de los mineros que quedaron sepultados en la mina que lleva el mismo nombre y cuya dueña es el Grupo México,  pero Auerbach y las familias sí se identifican con el sector que a diario recuerda al gobernador el incumplimiento de las promesas.

 Se han negado a reunirse con el mandatario que desde su campaña ofreció que sacarían los cuerpos del interior de la mina y a la fecha ni siquiera ha intervenido para que la empresa se desista de los amparos interpuestos.

 Lo que no acaba de entender el gobernador, es que la organización no busca reflectores y se ha encaminado a dar a conocer que la muerte de más de 60 mineros se pudo evitar y, ante organismos internacionales, han demostrado que a los mineros de Pasta de Conchos se les violentó el derecho a la vida al suspender su rescate.

 En su diario trabajo buscan que los habitantes de la región carbonífera cuenten con una calidad de vida digna, a la cual tendrían acceso si  el gobierno de Coahuila no adquiriera el carbón a empresas que violentan los derechos de los trabajadores, que no cumplan con las medidas de seguridad  y no hagan algo para evitar el deterioro del medio ambiente en la región carbonífera, si es que se puede rescatar algo.

 Los señalamientos de la activista han sido claros y contundentes. Con documentos en mano del Manifiesto de  Impacto Ambiental argumentó que no podía realizarse la extracción del carbón que se realiza a casi cien metros de distancia de la zona habitacional de Cloete, en el municipio de Sabinas. En este caso se encuentran involucradas las concesiones de ex funcionarios, como el ex presidente municipal Antonio Nerio Rodríguez y del regidor Álvaro Jaime y en lugar de apostar al diálogo y respetar a los vecinos, Moreira Valdez les envió al subsecretario Rogelio Ramos que la hizo de representante de las empresas y provocó la agresión de parte de otras familias, y hasta utilizó a medios de la zona, para atacar a la activista que hasta la fecha  se ha negado en tres ocasiones a reunirse con el mandatario.

 El organismo que representa Auerbach ha hecho lo que ni el gobierno del estado o municipal ha logrado, y es que una buena parte de los mineros y sus familias saben que tienen el derecho a salir a trabajar y regresar a su hogar, que en caso de existir riesgo en su centro de trabajo pueden negarse a ingresar a la mina, cueva o pocito, y si ocurre un siniestro donde pierdan la vida, también tienen el derecho de que sean rescatados sus cuerpos.

 Es decir, la organización Pasta de Conchos lo que ha hecho es que mucha gente realmente conozca de sus derechos humanos . Esto implica que haya exigencias por mejores servicios, por escuelas de calidad y donde se reviertan los índices de deserción y los embarazos en adolescentes, por mejor atención médica, por instalaciones deportivas, entre otras cosas… pero esas fotografías no las quiere el gobernador. El quiere una donde pueda exhibir a la gente sentada y posando el agradecimiento por haberlos recibido y a eso no se ha prestado la Familia Pasta de Conchos que a diario ve con sus propios ojos lo que Moreira Valdez se niega fotografiar.

came4123@gmail.com