Un paseo por las nubes

Por Jaime Gómez
Home / Un paseo por las nubes
Back to News
JAIME GÓMEZ

El fin de semana pasado viaje a Saltillo para acudir a la reunión familiar mensual con mis hermanos, en el trayecto de ciudad Acuña a Saltillo, el cual ya puedo recorrer con los ojos cerrados, observe varias cosas, la primera con tristeza, ya que me paré en el descanso de la muralla, sí, ahí me ganaron las ganas; pero la tristeza, fue por la nostalgia de ya no poder ver la estatua del oso negro, representante de la fauna característica de esas montañas, la cual por muchos años estuvo ahí siendo parte activa de los que transitábamos por esa carretera y que como a mí nos ganaban las ganas, en esa época, si el equipo de Los Santos era campeón, él tenía su camiseta del equipo bien puesta, algún fanático se la dejó, lo llegué a ver con máscaras de luchadores, con bikini, me imagino que alguna chica después de sus vacaciones en las pozas de Cuatrociénegas decidió dejárselo puesto al osito, y aunque Humberto Moreira aseguró hasta el cansancio que la epidemia de influenza no llegó a Coahuila, el oso portó su cubre bocas en esos días. Pero alguien decidió que el osito valía más por lo que pesaba y se lo robó, me imagino que para venderlo por kilos.

Más adelante está el puente del arroyo Las Cuevas, que alguien viajero, me imagino que de la familia Cuevas, sustituyó en el letrero la palabra Las por Los y ahora se llama Los Cuevas, al igual que al anuncio del puente del Arroyo Los Gemelos, le borraron las dos primeras letras y la última a la palabra Gemelos y ahora es Puente Los Melo, me imagino que una travesura de  algún chistoso de la familia Melo. Todo esto es parte de lo que podemos observar los que transitamos de forma rutinaria las carreteras del estado y son cosas que te hacen gozar el trayecto.

Pero el día de hoy ya de regreso a Ciudad Acuña y al pasar por Allende Coahuila me di cuenta que las letras de bienvenida a la ciudad están pintadas con los tonos de camuflaje, como el que utilizan los soldados, y en verdad me dieron ñañaras.

En ese momento me transporte a Ciudad Acuña y me acordé que las letras de bienvenida a la ciudad están pintadas de anaranjado, es comprensible, son los colores del UDC, partido en el gobierno, mandé mi mente a Saltillo y recordé que Isidro López pinto las letras de bienvenido a Saltillo de color azul, el color de su partido, y después decidieron hacer lo mismo que lo que pasaba con el oso de la muralla, en septiembre pintan las letras de Saltillo con colores patrios, en diciembre les pintan esferas, en temporada de béisbol, con los colores de Los Saraperos, y eso está bien, se puede decir que le da entidad al municipio.

Pero volviendo a las letras de bienvenida de Allende, seguí mi camino y observé que también las letras que dan la bienvenida a viajeros que van de Morelos a Allende están pintadas de camuflaje ¿Qué nos querrán decir? ¿Bienvenidos a una zona de guerra? o estén tranquilos, no volverá a pasar la matanza silenciosa de marzo del 2011 ? Pareciera que al llegar estás entrando a un cuartel militar. Desde mi punto de vista fue muy mala decisión de los empleados municipales encargados de la imagen de la ciudad, es como asustar a los niños con el coco.

Después me puse a pensar que esto es como si al transitar de Ciudad Acuña a Piedras Negras te encontrarás con las letras que dan la bienvenida a Piedras Negras, con los colores del uniforme del Cereso de Piedras Negras, digo, las letras de bienvenida están muy cerca de este centro de Readaptación Social y ahora está muy de moda con las declaraciones de Rodrigo Humberto Uribe Tapia, presunto operador financiero del grupo de Los Zetas en Coahuila, mismas que fueron hechas en la Corte Federal de Distrito de San Antonio Texas.

Pongan a los delincuentes en donde deben estar y déjenos imaginar que mientras viajamos por las carreteras de Coahuila vamos dando un paseo por las nubes.