Siempre tendremos París

Por Jaime Gómez
Home / Siempre tendremos París
Back to News
JAIME GÓMEZ

El viernes 24 de junio el mundo amaneció con la noticia de que los ciudadanos de Gran Bretaña habían votado a favor de la salida del Reino Unido (Inglaterra, Escocia, Irlanda del Norte y Gales) de la Unión Europea, en México se temía un golpe negativo en la economía del país, el dólar tuvo un repunte esa mañana pero no supero el tipo de cambio oficial del día 17 de junio del 2016, lo cual demuestra que la depreciación del peso ante dólar se debe a diferentes políticas monetarias aplicadas a la economía mexicana, teoría  que se refuerza con las conferencias de prensa de esa mañana por parte del Secretario de Hacienda y del Vicepresidente del Banco de México, en las que mencionaron que atendiendo al tamaño de las relaciones comerciales entre Gran Bretaña y México no impactarían de forma drástica en la economía del país.

Cabe mencionar, que lamentablemente siempre que las autoridades de nuestro país salen a informar que todo está bien, los ciudadanos inmediatamente creemos lo contario, pero la mula no era arisca, la hicieron.

 El Brexit, que se forma de la conjugación de dos palabras en inglés: “Britain” (Gran Bretaña) y “exit” (salida), podemos tomarla como una decisión hecha al vapor, ya que fue una promesa hecha en el 2013 por el Primer Ministro Británico David Cameron de someterla a escrutinio popular si él se mantenía en el cargo tras las elecciones generales del 2015.

 Partiendo de las gráficas de los resultados de esta votación, nos podemos dar cuenta que la mayoría fue obtenida por los votos a favor emitidos por personas de 50 a 64 años y mayores a 65 años de acuerdo a parámetros establecidos, esto genera una situación de descontento entre la población económicamente activa, es decir los ciudadanos que encajan en los rangos menores a los 50 años, lo jóvenes que buscan oportunidades de estudio y empleo en otros países, en los cuales podían circular libremente sin permisos especiales, la gente mayor que tiene menos posibilidades de trasladarse a otros países, su estabilidad económica es estable y además gozan de pensiones gubernamentales fueron quienes decidieron que todos deberían de permanecer en casa.

 Por otra parte están países como Escocia el cual lucho para ser parte del Reino Unido, ya que con esta alianza estaría dentro de la Unión Europea, logro que no podría alcanzar de forma individual al no cumplir con los requisitos mínimos de estabilidad económica que requería dicho bloque comercial para su ingreso, con esta situación en donde pertenecer a Gran Bretaña no le otorga ese beneficio, es muy seguro que empiece el malestar de los escoceses que no están de acuerdo con ser parte del Reino Unido.

 La aplicación del Brexit se hará de forma gradual, se otorga un plazo de dos años para que la salida sea total, pero mientras esto no suceda, el Reino Unido no podrá firmar acuerdos comerciales con otros bloques económicos y de igual forma las ventajas y desventajas de esta decisión no se podrán cuantificar adecuadamente.

 Lo que sí es fácil de observar es la desestabilidad política y social que esto provocará, es muy probable que los ciudadanos del Reino Unido que se encuentran establecidos en otros países miembros de la Bloque Europeo, desearán permanecen en donde están y harán lo posible por no volver a su país de origen, los que se quedaron dentro de Gran Bretaña y no están conformes serán un dolor de cabeza para los gobernantes y la estabilidad socio-política del país y sólo al término del plazo de transición y pudiendo cuantificar el impacto económico que genera ser un socio comercial pequeño comparado con la Unión Europea y principalmente con Asia se podrán dar cuenta de lo acertado o no de esta decisión.

En una economía del hogar podríamos comparar esto con la situación de cuando el hijo mayor se independiza, se libera a la familia de una boca que alimentar, pero merma el ingreso total del hogar.

Yo los invito a quedarnos con la enseñanza de que como ciudadanos electores de nuestros gobernantes tenemos la obligación de analizar las promesas de campaña de los candidatos,  validar su viabilidad y medir el beneficio de la economía nacional, en política las cosas que suenan imposibles, la mayoría de las veces son imposibles y cuando son forzadas a suceder, sus consecuencias son imposibles de analizar.

Gran Bretaña se quedara aislada, el resto del mundo podemos decir que siempre tendremos Paris.