Mis encuentros.

Home / Mis encuentros.
Back to News
ALEJANDRA VANEGAS

Mis encuentros.

Los libros.

Mi madre es la mayor de diez hijos, cursó hasta tercero de primaria lo que se convertiría en la tradición para los siguientes hermanos ya que era el grado en que se les enseñaba a leer, escribir y a hacer cuentas, habilidades suficientes para incorporarse a la actividad laboral. Mi familia es de las primeras en emigrar procedentes de la región lagunera  a esta ciudad en busca de trabajo en la naciente industria maquiladora. Cuando yo ya sabía leer y escribir me llevó  a escoger mi regalo de cumpleaños a una mercería, papelería y librería ubicada en la calle Guerrero que se llamaba: “El precio justo” donde me dio a escoger entre el reducido surtido de libros con que contaba el establecimiento lo que me dio la pauta para que mi afición fuera la lectura. Recuerdo que en mi casa siempre había libros, revistas y cualquier material de interés general que se pudiera leer

La Televisión.

De manera muy lejana recuerdo una mujer morena de trenza larga rezando frente a una imagen, esa actriz era Alma Delfina y las imágenes que borrosas tengo en la memoria pertenecen a una telenovela llamada “Guadalupe”, era costumbre que al salir mi mamá y mis tías de la maquiladora, nos reuniéramos a ver la televisión en casa de la abuela, donde yo me quedaba toda la semana para que me cuidaran mientras mis papas trabajaban a ver las telenovelas vespertinas. No tengo que hacer una larga reseña de la abismal diferencia entre la industria de las telenovelas mexicanas de hace 30 años a como la conocemos el día de hoy. Tengo aproximadamente 15 años que deje de verlas, pero aun a sabiendas de que seré merecedora de críticas debo decir que me encantaba ver a Victoria Ruffo en “La Fiera”, a Verónica Castro en “Rosa salvaje”  a Lucia Méndez en “Tu o nadie” y a Edith González en “Monte Calvario”

Todas estas actrices representaban algo así como la realeza para la juventud de entonces, heroínas todas con el común origen de la pobreza y la marginación con la que nos identificábamos todos los mexicanos desprotegidos de clase baja, y el final común de la riqueza adquirida por una herencia que anhelábamos, siempre y cuando esa herencia viniera de algún tío rico desconocido para no tener remordimientos. Muy lejos han quedado esas historias inocentes así como también cada vez es más escaza la inocencia del espectador, esto ojala se torne en algo muy positivo.

El Cine

Fue Pedro Infante para mí el primer modelo de galán mexicano, un protagonista amoroso, romántico, que al conocer a la mujer amada por arte de magia dejaba de lado sus aficiones a las aventuras amorosas, ¡eso sí que es una fantasía! Si me preguntan por una película que puede servir hasta como materia de estudio de lo que es el modelo mexicano familiar hasta nuestros días yo propondría “La Oveja Negra” con Pedro Infante y  Fernando Soler como protagonistas. La madre  sumisa que oculta las faltas del padre de familia que saltan a la vista y propone al padre como objeto de culto por el simple hecho de ser el hombre de la casa. El padre que trabaja poco porque en ese aspecto ya le conviene que su hijo sea un hombre, pero que al mismo tiempo anula la opinión y valía del hijo con el pretexto de que aún es un mocoso y que no puede aspirar por ningún motivo a ser igual a su padre y por consecuencia  a juzgarlo de manera alguna.  El hijo que se debate entre el amor sagrado a su madre,  la cual aprovecha esta al  punto de manipular su voluntad  instalada en el permanente papel de víctima,  pero que al mismo tiempo descubre horrorizado que tiene muchas más cosas en común con su padre de las que quisiera,  y así un sinfín de clichés machistas que aun y cuando ya han pasado casi 70 años desde su estreno siguen vigentes en tantos sectores de nuestra sociedad actual.

 

La Música

En todas mis actividades o reposos  siempre debe haber música. Como homenaje a mis padres cuando montamos “Negra Pena” incluí en ella música de la Sonora Santanera que es la favorita de ellos. Estoy orgullosa como mexicana de que esta sea la tierra de José Alfredo Jiménez y de Juan Gabriel, me parece sublime la música de Armando Manzanero y creo que en cada ciudad debe haber una calle que se llame Consuelo Velázquez y que todas las academias de música deben ser:  Juventino Rosas. Creo que el himno nacional debería ser el Huapango de Moncayo,  porque cuando lo escucho me hace vibrar y agradecer el haber nacido aquí. Me gusta todo tipo de música, creo que a todas las formas de expresión se les debe  dar una oportunidad. Uno de los mayores defectos que tenemos como sociedad es criticar a nuestros compatriotas cuando triunfan a nivel internacional, es muy triste que los talentos que tenemos en México sean más reconocidos en el extranjero que en su propia patria.

El teatro

Yo creo que hace como 20 años con la obra “Rosa de dos aromas” protagonizada por Cynthia Klitbo y Rebecca Jones que se presentó en el extinto cine/teatro Virginia.  Esto fue amor a primera vista, no pude tener encuentro más afortunado con el teatro que este, es una obra espléndida, con unos diálogos ingeniosos de Emilio Carballido y con unas actuaciones impresionantes.  Desde entonces sigo enamorada del escenario,   de la magia que significa ver a los actores transformados en otras personas, de estar comprometida como público a hacer uso del recurso de la imaginación para transportarnos a otros lugares y del hambre que tiene el actor una vez que sale al escenario para ganarse los aplausos.

¿Esto que tiene que ver con el arte y la cultura? ¿La televisión es cultura? ¿El cine es arte?

Yo creo que todo es arte, todos tenemos inclinación a alguna expresión artística a lo menos como espectadores, traemos un lastre como sociedad en lo que respecta en la educación pero eso no es impedimento para que seamos protagonistas o admiradores.  A nuestros hijos, familia, amigos, invitémoslos a este tipo de eventos, todos podemos ser promotores de la cultura sobre todo en estos tiempos en que los gobiernos ni siquiera hacen el intento ya no digamos por hacer cultura si no tampoco por tener ellos mismos una afición personal como la lectura o el cine.

He asistido a incontables eventos, cursos, foros, con todas las corrientes políticas en todos los niveles tanto como alcaldes y diputados y  nos preguntan qué medidas deben tomar para fomentar la cultura en nuestra ciudad y yo siempre llevo el mismo discurso: “El gobernante que no es culto no le puede dar cultura a la sociedad, si quieren fomentar la cultura deben empezar por los lideres”  Llevo 6 años involucrada en actividades teatrales y nunca he tenido entre el público ni a un alcalde ni a una primera dama. He tenido sin embargo a una diputada, a una regidora, y a 3 directores municipales, no está toda la causa perdida.

Apenas estamos en el inicio rumbo al fomento de la cultura y va para largo, por eso es muy importante empezar en nuestras casas con nuestros hijos, en  nuestro entorno. Se empieza leyéndole un libro a tus hijos, sobrinos o ahijados, regalando uno en los cumpleaños, llevando a la familia al cine, ir al teatro cuando se presente una obra, incluyendo en nuestras listas canciones  de artistas nuevos o que nunca nos hemos dado la oportunidad de escuchar, se empieza por nosotros y en nuestra ciudad.

Les quiero recomendar en este espacio un libro, se llama “Mujeres” del desaparecido escritor Uruguayo Eduardo Galeano, donde describe de manera magistral la proeza que es en todos los medios ser mujer, desde Marilyn Monroe hasta las madres de la plaza de mayo. Es un libro muy ameno. La librería Gandhi tiene este mes de Junio la promoción de envío gratis para compras hechas los fines de semana vía internet.  No hay pretexto.

En Televisión, la cadena TNT presenta cada lunes a las 10:30 pm la serie “Hasta que te conocí” que cuenta la vida de Juan Gabriel. Esta coproducción de Disney cuenta con un elenco de primera y se desarrolla de manera muy entretenida y humana revelando todos los obstáculos que tuvo que enfrentar Alberto Aguilera Valadez para convertirse en Juan Gabriel. Los actores que interpretan a su familia, amigos y jefes están excelentes,  si acaso lo único en lo que no he quedado muy conforme,  en lo personal es con las caracterizaciones de los artistas que tuvieron que ver en la carrera del Divo de Juárez.

Para el cine estoy haciendo campaña para que me acompañen a ver “El Conjuro 2” No soy muy afecta a este género pero cuando fui a ver la primera parte me gustó mucho el manejo que hicieron de la historia. Buenos actores, excelente ritmo en el  suspenso  y el uso sin exceso de poderosos efectos especiales hacen que este deseosa de ver la segunda parte. Ya les daré la reseña cuando la vea.

Espero  saber su opinión si tienen oportunidad de hacerme llegar sus comentarios sobre estas recomendaciones e igual espero que por este medio hagan las propias respecto a los temas que quieran compartir. Nos leemos por 4pnoticias.com