“Educación y Cultura”, artículo de Alejandra Vanegas

Por Alejandra Vanegas
Home / “Educación y Cultura”, artículo de Alejandra Vanegas
Back to News
ALEJANDRA VANEGAS

Se me ocurría empezar con la definición de la palabra “cultura”, pero este término al igual que todo lo que la compone tiene muchas y muy variadas interpretaciones. Se considera persona “culta” a la persona que ha viajado, que tiene conversación y conocimientos de las artes. Para mí la persona “culta” es aquella que tiene la facultad de apreciar todo aquello derivado de cualquier tipo de expresión artística no necesariamente de ejecutarla.  En lo personal siempre me he considerado más público que artista.

La persona educada no necesariamente es culta, esta es una de las desgracias de nuestro país. Nuestros Gobernantes, flamantes tecnócratas de nueva generación con sendos títulos universitarios no son cultos, a veces en los más penosos casos ni siquiera educados, esto explica porque a la hora de hacer “recortes”  el primer rubro sacrificado sea Educación y Cultura que por iniciativa del Presidente Enrique Peña Nieto ya son dos secretarías diferentes.

No es infundada la afirmación que hago, porque cualquier gobernante de cualquier nivel con interés en la cultura y el arte, sabría que no es necesario gastar fortunas para llevar cultura al ciudadano, si no incentivar con recursos  a los artistas locales para empezar a crear un gusto y afición por las artes. Este tipo de incentivos, cuando los hay, pasa por incontables manos y llega reducido a su mínima expresión al artista que es al final quien ejecuta el espectáculo artístico  en la mayoría de los casos ejecutados con más inventiva que recursos ya que estos en su mayoría quedan repartidos entre toda la cadena de funcionarios que están entre los presupuestos (partidas conformadas por los 3 niveles), y el artista, sin que los primeros tengan ni siquiera la amabilidad en la mayoría de los casos de aparecerse en este tipo de eventos para aplaudir con las impecables manos que repartieron y que dejaron para si la mayoría del dinero que estaba destinado para el espectáculo presentado ante un reducido número de espectadores en la mayoría de los casos, porque entre tanto ir y venir de los dineros,  lo primero que se “extravía” es el destinado a la difusión.

Hay una enorme diferencia entre el “circo” y la cultura y es muy fácil distinguirla. El “circo” es aquello que tiene como objetivo “entretener” al ciudadano común para desviar su atención de problemas realmente importantes. La cultura expande el horizonte del espectador, al contrario del “circo” estimula al espectador a pensar, a cuestionarse, a abrirse a mundos más grandes y mejores porque estimula la imaginación y la inventiva que son los padres de los logros más grandes y beneficiosos en la historia de la humanidad. Por eso lo primero que hace un gobierno tiránico es bloquear cualquier institución que promueva y difunda la educación y la cultura o en algunos casos meter a burócratas con las mismas mezquinas metas dentro de estas instituciones. No es casualidad que en todas las secretarias de cultura en todos los niveles las personas que están al frente de estas por lo general no figuran de manera significativa ni en los titulares ni en ningún anuncio espectacular realizado ni por Alcalde, Gobernador ni Presidente alguno. Los que importan son los que encabezan las direcciones o secretarias donde se reparten despensas.

En lo personal prefiero esto, prefiero la modestia que tiene hoy en día el arte, prefiero que los presidentes y gobernadores no hagan espectaculares anuncios, prefiero que no vayan a las Ferias de libros y se equivoquen al decir sus obras y autores favoritos, prefiero que vayan y compren un libro y sobre todo que lo lean, quisiera que asistieran a los eventos y vean lo maravilloso que es el trabajo en escena, que sepan apreciar la pintura con todos los sentidos, que se tomen el tiempo y escuchen una melodía interpretada por las bandas municipales de sus ciudades, no nada mas cuando viene aquel artista de renombre que les cobro un dineral siempre menos de lo que en realidad declaran, que sepan que este país le ha dado al mundo lo mismo un Juventino Rosas que un José Alfredo Jiménez, prefiero que empiecen a apreciar el arte para que le puedan dar cultura a la gente que gobiernan  porque reafirmando mi premisa nuestros Gobernantes no son cultos y en los más penosos casos ni siquiera educados es por eso que en lo que más han fallado aparte de la honradez es en darle educación y cultura a nuestro país.

En este espacio les haré la invitación para leer libros que han sido capaces de cambiar mi mundo, voy a sugerirles música que me ha enamorado, voy a invitarlos a ver el cine que me ha conmovido y espero que descubramos juntos al artista que todos llevamos dentro, porque lo mismo que el cuerpo humano se compone en gran parte de agua, así la esencia del ser humano se compone de arte.

ale.vanegas@4pnoticias.com