Natalicio de Benito Juárez.- Marzo 21 de 1806

Fuente Jalisco En Chiquito
Home / nacional / Natalicio de Benito Juárez.- Marzo 21 de 1806

Natalicio de Benito Juárez.- Marzo 21 de 1806

Nuestro más grande héroe civil del siglo pasado fue el licenciado Benito Juárez García, quien nació el 21 de marzo de 1806, hijo de Marcelino Juárez y Brígida García, residentes de la ranchería de San Pablo Guelatao, Municipio de Ixtlán, Oaxaca.

La infancia de Benito Juárez transcurrió en el pequeño poblado, quedando huérfano cuando tenía pocos años, siendo adoptado por un tío suyo, quien le encargó ser el pastor de un rebaño de ovejas. La pérdida de uno de esos animales asustó a Benito, quien tomando una decisión muy personal y temeroso de ser castigado por la falta de la oveja, escapó a pie hasta llegar a la capital del estado, la ciudad de Oaxaca, dirigiéndose inmediatamente a la casa de la familia Maza, donde trabajaba como sirvienta su hermana Josefa. Ese viaje, que significó la entrada del joven Juárez a la capital del estado, se inició el 17 de septiembre de 1818.

Benito tenía muy pocos conocimientos de español y fue en la ciudad de Oaxaca donde adquirió el dominio del idioma. Poco después ingresó al servicio doméstico del fraile lego Antonio de Salanueva, bajo cuyo patrocinio inició sus estudios como seminarista. Cuando estaba próximo a ordenarse como sacerdote cambió de carrera, inscribiéndose en 1829 en el Instituto de Ciencias y Artes del estado, para iniciar estudios en jurisprudencia, que culminó con todo éxito el 13 de enero de 1834, fecha en que recibió el título de abogado.

Juárez empezó a destacar en Oaxaca, siendo electo regidor del Ayuntamiento en 1831, y en 1833 diputado local; después pasó a ser juez civil y a Hacienda. El 31 de julio de 1843 contrajo matrimonio con Margarita Maza, hija de quien fuera su patrón.

En 1844 fue secretario en el régimen del general Antonio de León, luego fiscal del Tribunal Superior y diputado al Congreso Federal en 1846 y 1847. Se le nombró gobernador interino del estado, siendo reelecto como gobernador, cargo que desempeñó hasta el 12 de agosto de 1849. Al terminar su gestión fue rector del instituto donde estudió y regresó al ejercicio de su profesión.

Al asumir Santa Anna la presidencia de la República por última vez, muchos liberales, entre ellos Juárez, son desterrados; primero a Jalapa, posteriormente a las “Tinajas” de San Juan de Ulúa, de donde fue sacado para expulsarlo a Cuba, de donde pasó a Nueva Orleans, uniéndose a otros liberales mexicanos afines a sus ideales. Juárez para subsistir, trabajó en una imprenta y también como “torcedor” de puros.

De regreso a México , colaboró como consejero del general Juan Alvarez, lanzando el Plan de Ayutla, dentro del cual se expidió la “Ley Juárez” sobre la administración de justicia y la orgánica de los tribunales. Vino la caida del presidente Alvarez y lo sustituyó Ignacio Comonfort, quien reestructuró el gabinete y nombró a Juárez en la cartera de Gobernación. En un movimiento político en que Comonfort fue depuesto, Juárez asumió, por ministerio de ley la Presidencia de la República. Con muchas penas Juárez se trasladó Guanajuato, declarando establecida en ese lugar la sede de su gobierno.

Los conservadores radicados en Europa intrigaron con éxito para que Inglaterra, España y Francia invadieran México haciendo una quimérica reclamación por débitos tenidos a favor de esos países que enviaron una flota a Veracruz, donde se iniciaron conversaciones con los jefes de los invasores, retirándose los españoles y los ingleses, quedándose en México el ejército francés que avanzó sobre Puebla, donde el 5 de mayo de 1862 triunfaron totalmente las fuerzas comandadas por el general Ignacio Zaragoza.

Don Benito Juárez permaneció en México por unos días, pero tuvo que abandonar la capital ante el empuje de los franceses que trajeron bastantes refuerzos para la invasión completa. Juárez no se doblegó yéndose al norte de México y estableciendo su cuartel general en la limítrofe población del Paso, por lo que jamás salió del territorio nacional.

En tanto, llegó a México Maximiliano de Habsburgo con la princesa Carlota Amalia, quienes fueron recibidos por los conservadores mexicanos, instalándose en Chapultepéc y en el Palacio Nacional, como “Emperadores de México”.

El sainete terminó en Querétaro el 15 de mayo de 1867, en que Maximiliano se rindió, siendo juzgado por una corte marcial y, posteriormente fusilado junto con sus generales imperialistas Miguel Miramón y Tomás Mejía. Con las tropas francesas repatriadas, Benito Juárez empezó la reestructuración del nuevo México libre y asumió otra vez el poder en la Ciudad de México.

El Presidente de la República, licenciado Benito Juárez García, despachó como presidente de los Estados Unidos Mexicanos hasta su muerte.

Día de fiesta y solemne para toda la Nación. La Bandera Nacional deberá izarse a toda asta.

 

Recent Posts

Leave a Comment