“Están vivos”; fue el último suspiro de Romanita.

Por Camelia Muñoz
Home / CAMELIA MUÑOZ ALVARADO / “Están vivos”; fue el último suspiro de Romanita.

“Están vivos”; fue el último suspiro de Romanita.

Saltillo, Coah.- Romana Ortiz Reyes   buscó sin descanso durante casi una década a su hijo y su nieto, ROMANITA... PART6E TRESPedro y Armando, respectivamente. en su lecho de agonía estaba más que consciente y dijo a sus hijas: “los muchachos están vivos” y ése fue su último aliento aquél 26 de abril del 2017.

Conocida como Romanita, la mujer de edad avanzada se aferró a la vida en dos ocasiones, mismas veces que sufrió de infartos tras conocer noticias sobre las investigaciones en torno a las denuncias presentadas por la desaparición de Pedro Ortiz Ramírez, su hijo de 33 años de edad, y de Armando Salas Ramírez, su nieto de 20 aaños de edad, quienes desaparecieron el 12 de mayo del 2008. Ese año empezaba a volverse frecuente la práctica de desaparecer gente.

Sin embargo Romanita y su hija Carmen se enfrentaron desde el inicio al aparato gubernamentalde la impunidad y de la corrupción. A ese terreno dominado por la delincuencia que acabó con la vida de testigos y hasta de los investigadores que llevaban el caso.

El miedo lo tenian pero no lo demostraban porque a ambas las movía la idea de encontrar una sola pista que las llevará hasta encontrar a sus hijos; el hermano y el nieto.

“Nosotras pusismos las diferentes líneas de investigación, al encontrar la camioneta, al decirles lo del inspector con el que ellos se habían detenido, el capitán de la entonces de la Procuraduría General de Justicia que se engó a recibir la denuncia. Ellos sabían dónde estaban; las autoridades conocen a dónde se los llevaron”, recuerda Carmen, quien también tiene problemas de salud, ya que le detectaron  también padecimientos cardiacos.

Dice que su madre le dejó esa idea de que su hijo y su hermano están vivos y por ello lo mismo recorrió la Cueva del Tabaco, donde se presume que se llevaron a muchas personas ahí para arrrebatarles la vida, al igual que en muchas otras partes del país.

No encontrar un solo rastro que les hiciera pensar que sus seres queridos hayan ,uertos, las animaba a seguir en la búsqueda, pero toparse con la enorma muralla de la impunidad y el desaseo en las investigaciones impidió que Romanita continuará con su lucha y tras un careo con una de las personas que vio a su hijo y nieto antes de que se perdiera contacto con ellos y con los que los tenían, regresó a su casa muy mal y sobrevino el segundo infarto, con lo cual su salud se deterioro.

“Ella tenia la espernaza de encontrralo y por ello no se dejaba vencer, pero en la salud ya no se puede tener control. Sí, esta ausencia tan grande le provocó ese gran dolor en su corazón” recuerda Carmen.

Recent Posts

Leave a Comment

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

¿No lo puede leer? Cambie el texto. captcha txt

Start typing and press Enter to search