De títeres

Artículo "Lo Sostengo" Por Camelia Muñoz

De títeres

Saltillo, Coah.- Como se esperaba, la disque dirigente del PRI  en Coahuila dejó el cargo para ir por una candidatura al senado, justo lo que criticaba del hoy candidato presidencial del PAN- PRD y Movimiento Ciudadano, Ricardo Anaya Cortés, que cuando era dirigente del panismo, Verónica Martínez García aseguró que utilizaba el cargo y se andaba promoviendo para la nominación.

La diferencia es que Martínez García realmente nunca fue la líder en funciones del priísmo, sino más bien de estafeta; vaya su rol fue de títere de David Aguillón y Rubén Moreira Valdez y lo jugó bien en medio del discurso de que las mujeres tenían participación activa en la política, cuando realmente ella ni tomó una decisión por si sola ni puede decir que unió a la militancia, porque nomás hay que recordar que Miguel Ángel Riquelme no obtuvo ni los 600 mil votos que dicen se esperaba en la contienda interna.

Martínez García va en la mancuerna con Jericó Abramo Masso con la intención de recuperar los espacios en el Senado que el tricolor no gana desde hace más de dos décadas. La competencia no será fácil frente a los panistas Jesús de León y Guillermo Anaya; ambos reconocidos por sus críticas y oposición al sistema que la exlíder defendió a capa y espada, aún sabiendo que debajo de la sábana de corrupción había estiércol puro.

Lo último que hizo mal Verónica, sólo por darle un calificativo, fue la pésima organización de la visita de José Antonio Meade, su candidato presidencial. No haber reunido ni 700 personas en cada uno de los dos eventos que encabezó con la militancia y la clase política estatal, es para dar vergüenza en un estado que se jacta de llevar al priísmo en las venas, mientras que en la reunión con disque empresarios, porque también había exdiputados y exfuncionarios, como Homero Ramos Gloria, se les filtraron varios cuyos nombres se manejan en algunos casos delicados, por estar vinculados en actos delictivos en Estados Unidos. Así, el aún aspirante presidencial no puede presumir que le fue bien en Coahuila.

Su salida es una estrategia más, o así  han querido vender la idea, de que Riquelme Solís se aparta del moreirismo y todo lo que huela a ello, incluyendo los Aguillones y los Rosales, pero las actitudes de la nueva administración son iguales a las de la docena del terror, aunque quieran pasar como otras personas.

Lo más irónico, es que no haya aún Secretario de Seguridad, quesque porque aún esperan los resultados de las pruebas de confianza de los aspirantes. Es de risa que Riquelme Solís diga eso cuando le preguntan y que no recuerde que él ni siquiera fue a preguntar donde las aplicaban, cuando era secretario de Gobierno.

En pocos días se emitirán las convocatorias para los puestos de elección federal y las presidencias municipales y lo que veremos es a los hoy presidentes municipales haciendo talacha para la reelección, bueno algunos ya empezaron como el de Saltillo, Manolo Jiménez Salinas, que encontró la fórmula mágica de estar en todas partes: tapando baches.

Así se la ha pasado los 15 días que lleva su gobierno,  donde se hace el occiso al esconder muchos gastos, o los está disfrazando con otros giros, que posteriormente les diremos.

….

Se fueron los partidos chiquillada debiendo varios millones de pesos y habrá que esperar si el INE hará algo para recuperar lo que deben, no sólo por multas sino por los malos manejos que efectuaron, principalmente el Partido Joven.

Recent Posts

Leave a Comment