Bellas de noche.

Home / ALEJANDRA VANEGAS AGUILERA / Bellas de noche.

Bellas de noche.

Artículo semanal por Alejandra Vanegas.

Corría el año de 1975 y dentro de la industria del cine mexicano daba inicio un oscuro ciclo denominado “de Ficheras” eposter-bellas-de-noche_19dic16n donde se consagraban como símbolos sexuales quienes eran consideradas las personas más guapas de la época: Jorge Rivero y Sasha Montenegro. A décadas de la fiebre de los gimnasios de disciplina crossfit y de las dietas veganas, estos ejemplares de cuerpos y rostros perfectos, iniciaban también la racha de lo que aquella conocida canción define como “Talento de Televisión” en la que uno de sus versos reza: “No tiene talento pero es muy buena moza, tiene buen cuerpo y es otra cosa” Si ningún talento visible más que el de la apariencia ya que hasta en la voz era doblada, pero con una astucia por demás conocida la que le ha valido hasta nuestros días ser una de las viudas que seguimos manteniendo todos los mexicanos, Sasha Montenegro escapó al destino de la mayoría de sus colegas: La caída de sus reinos una vez que el paso del tiempo causó los estragos naturales en sus cuerpos en complicidad con la  fuerza de gravedad.

Este año se ha estrenado un documental con el mismo título, que al igual que aquella película da inicio con la emblemática canción de la “Internacional Sonora Santanera” titulada: “Luces de Nueva York”

Pero aunque la canción sea la misma, todo ha cambiado, las voces y el ritmo son distintos, ya no están aquellos integrantes que subieron juntos a los mismísimos cuernos de la luna abrigados por fama, dinero y fortuna, esos mismos que fueron parte de la tragedia cuando un accidente le arrebató la vida a uno de sus directores musicales; Carlos Colorado a quien le compusieron una hermosa canción llamada: “A muchos años”

No, ya no son esas voces ni esos músicos, y las protagonistas de dicho documental tampoco son las mismas.

Lyn May, Olga Breeskin, Rossy Mendoza, Wanda Seux y Princesa Yamal, narran lo que era ser una vedette en un México que tenía una nutrida vida nocturna en la que no bastaba, dicen ellas, lucir cuerpos esculturales, todo necesita un PLUS, tenías que aprender a bailar, cantar y actuar. Mientras posan con los atuendos que eran su herramienta de trabajo como quien porta antiguas glorias de un lejano reino, nos cuentan sus anécdotas, sus triunfos y fracasos mientras que la cámara da cuenta de lo que es su vivir diario.

Desde la soledad de una Rossy Mendoza que dice haber despreciado a todo aquel que se atrevió a tratarla como mujer y no como diosa,  una Wanda Seux rodeada de innumerables perros mientras pelea la batalla contra el cáncer, una Lyn May que está atrapada en fantasías sexuales rehusándose a reconocer el paso del tiempo, una Olga Breeskin redimida, usando su violín para ambientar jornadas de evangelización, hasta la princesa Yamal que cuenta como la injusticia tan común y tan antigua como nuestro país mismo, le truncó la carrera artística. Todas ellas te dan un paseo por la nostalgia aunque no te haya tocado esa época, porque la vejez es universal, hablan de su pasado como si escucharas a tus propios abuelos hablar de que tiempos pasados fueron mejores.

El hecho de que Olga Breeskin te hable de como a los 20 años obtuvo su primer millón de dólares y su primera línea de coca y como tocó fondo con el derrumbe de su emblemático “Hotel continental” en aquel fatídico terremoto de 1985 y una princesa Yamal te confiese que en el denominado “Robo del siglo” al Museo Nacional de Antropología e Historia en el mismo año del terremoto, ella se vio involucrada, lo que le costó pasar en prisión más de dos años lo que le valió la carrera artística,  te deja pensando ¿cuál es la verdadera decadencia? ¿La que vivieron estas mujeres en sus años mozos al ser  explotadas por su fisico y quién sabe si abusadas? ¿O esta en la que se enfrentan al implacable paso del tiempo con saldos negativos en sus vidas? Ese es el tipo de cine que debe hacerse y que debe verse, el que te conmueve y te deja pensando una vez que dejas la sala de cine.

Debo confesar que una de las cosas que debo cambiar es mi resistencia a ver cine mexicano, tantas decepciones hicieron que me diera por vencida, pero este documental ha sido ampliamente recomendado además de que despertó mi interés por el tema ya que mi difunto padre era admirador de la Sonora Santanera y mi madre del cine de ficheras, bueno, en general mi madre es admiradora de todo tipo de cine, pero la oportunidad de verlo en la Cineteca Nacional, me dio una perspectiva diferente. México es muchas cosas, nuestro cine que en una época fue de Oro, en otra conquistado por Buñuel, en otra banalizado por las ficheras, nuestro cine como nuestro país ha sido muchas cosas pero lo más importante: Cine y País seguimos vivos. Es entrañable este documental, nunca se burla de las protagonistas, logra que el público tenga empatía con las protagonistas y nostalgia de un país que un alguna vez antes de los balazos, toques de queda y restricciones tuvo vida nocturna rica y abundante. Este documental, realizado por María José Cuevas, es una de los mejores trabajos que he visto últimamente en la pantalla y me da gusto que sea mexicano. Cuando tengan oportunidad de verlo no lo dejen pasar y sean receptivos ya que su riqueza radica en las experiencias contadas por quienes fueron grandes Vedettes y que hoy se niegan a pensar siquiera que su valía estaba en su físico que ya no es el mismo, aún tienen mucho que ofrecer como cualquier persona rica en experiencias pero igual son invisibles cuando en esta sociedad el culto sigue siendo a la belleza y la juventud.

Entramos en periodo de descanso, pero quise compartirles este artículo, espero que el próximo año sigamos contando con su preferencia, les deseo a nombre de mi  familia que tengan felices fiestas y un próspero año nuevo, por favor si va a manejar no tome y no use su celular, ninguna notificación vale la pena para poner en riesgo nuestra vida y la de los demás.

Para ese regalo tan especial la librería móvil se pone a sus órdenes en la calle Guerrero casi esquina con Ocampo antigua ubicación de “Fruti moy” donde además le estaremos ofreciendo nuestra variedad de regalos y detalles para esta época navideña con la distribución de la exclusiva joyería “Nice” así como la repostería ya conocida de su propietaria Alejandra Rodríguez.

Felices fiestas!

Alejandra Vanegas

Recent Posts

Leave a Comment